Make your own free website on Tripod.com
Primeros Auxilios
Contusiones y fracturas
Home | Botiquín de Primeros Auxilios: | Valoración del Lesionado | Signos Vitales | Shock | Desmayo | Deshidratación | Fiebre | Heridas | Quemaduras | Contusiones y fracturas | Hemorragias | Mordedura de Serpientes | Mordeduras o Picaduras de Insectos | Respiracion Cardio Pulmonar | Epilepsia | Parto de Emergencia | Partes del Cuerpo Humano " Anatomia" | Necesitas ayuda? | Fuentes

Traumatismo. Agente mecánico que obra en forma brusca sobre los tejidos del cuerpo y vence su resistencia.

Según su forma y según la resistencia de los tejidos se producirán traumatismos de distinta intensidad y gravedad como son:

  • Contusiones
  • Heridas
  • Esguinces
  • Luxaciones
  • Fracturas, etc.

Traumatismo de cráneo. Una caída o el golpe por algún objeto sobre el cráneo pueden, según su intensidad, causar desde un hematoma hasta la muerte.

Después de un traumatismo de cráneo, aún leve, es necesario observar al traumatizado por varias horas y avisar al médico si se notan los siguientes síntomas: náuseas o vómitos, dolor de cabeza cada vez más intenso, pérdida de la conciencia, disminución de la fuerza de alguna parte del cuerpo, dificultad para respirar o moverse. No dejarlo dormir.

Traumatismo de cara. Después de un traumatismo grave de cara que haya afectado huesos de la nariz, colocar al traumatizado boca arriba con la cabeza más baja que los pies para que la sangre y mucosidad no impidan la respiración. A veces la lengua provoca dificultad para respirar y se evitará manteniendo la punta de la lengua hacia afuera con una gasa para que no resbale. Conducirlo con un médico.

Traumatismo de tórax. Puede afectar notablemente dos funciones vitales: la respiración y la circulación. Consultar de inmediato a un médico si hay dificultad para respirar u otros síntomas anormales que se puedan observar.

Traumatismos del abdomen. Son a menudo graves por la frecuencia con que aparecen acompañados de lesiones en vísceras macizas (hígado, bazo, riñón) o de vísceras huecas (estómago, intestino delgado, colon).

El traumatizado deberá ponerse en manos de un médico experto para que indique el tratamiento, mientras tratarlo como choque traumático.



CONTUSIONES

Contusiones. Cuando los tejidos del organismo sufren una lesión por un golpe o choque contra un cuerpo resistente sin que exista herida en la piel.

Las más frecuentes son: equimosis y hematoma.

Equimosis. (Moretones). Cuando una contusión produce la ruptura de pequeños vasos en el tejido celular subcutáneo e infiltración de una pequeña cantidad de sangre entre los tejidos.

Se observa una mancha de color violáceo que con el tiempo se torna verde y después amarilla hasta desaparecer. Hay dolor.

En cualquier equimosis la mancha característica no siempre es inmediata.

Hematoma. Es cuando la contusión rompe vasos de mayor tamaño, derramándose mayor cantidad de sangre que puede infiltrarse en tejido celular subcutáneo y músculos.

Se puede localizar en cualquier parte del organismo, siendo más frecuentes en párpados y cuerpo cabelludo (chichón).

Son salientes bien marcadas y localizadas con dolor.

Qué hacer

  • Mantener elevada la parte afectada.
  • Colocar paños mojados en agua fría o helada para detener la hemorragia de los vasos dañados.
  • En toda contusión intensa de abdomen lo urgente es el traslado del traumatizado a un centro hospitalario para ser examinado por el médico quien determinará el tratamiento adecuado. Mientras se prepara el traslado, hacer el tratamiento de choque traumático.
  • Después de una contusión del cráneo, dar reposo al herido; acostarlo y colocar bolsa de hielo o paños fríos sobre la cabeza.
  • Contusión del tórax puede simplemente aparecer equimosis o hematoma en el lugar golpeado. Por muy simple que parezca conducirlo con un médico para ser examinado, más aún si presenta cianosis (coloración azulada de labios y uñas) o dificultad para respira

                              Fracturas

Síntomas:

  • una extremidad o articulación visiblemente fuera de lugar o deformada
  • limitación de movimiento
  • hinchazón y dolor intenso
  • palidez
  • ausencia de pulso
  • magulladuras
  • adormecimiento o cosquilleo
  • dolor al soportar peso

    Primeros auxilios:

    1. Examinar las vías respiratorias, la respiración y la circulación de la víctima. De ser necesario, dar respiración artificial, RCP o controlar hemorragias.
    2. Mantener a la víctima inmóvil y brindarle seguridad.
    3. Observar con atención a la víctima para detectar otras lesiones. Si la piel presenta heridas por un hueso fracturado o se sospecha que hay una fractura, se deben tomar las medidas necesarias para prevenir una infección. No se debe respirar sobre la herida, ni limpiarla o hurgar en ella. Enjuagar la herida para retirar los detritos y otros agentes contaminantes, cuidando de no frotarla o irrigarla con demasiada fuerza. Cubrirla con una gasa estéril antes de inmovilizar la lesión.
    4. Si pareciera que la circulación es insuficiente (piel pálida o azulada, adormecimiento u hormigueos o pérdida de pulso) o si es necesario realinear la extremidad para facilitar la evacuación médica, se debe poner la extremidad en una posición normal de funcionamiento o reposo, con mucho cuidado. Se puede probar el funcionamiento con movimientos voluntarios pero esto debe hacerse lo más pronto posible (dentro de tres horas después de la lesión) para evitar la hinchazón, los espasmos musculares o causarle más dolor a la víctima. Entablillar la lesión o colocar un cabestrillo sin cambiarla de posición. Asegurarse de inmovilizar las áreas por encima y por debajo de la articulación lesionada y verificar la circulación del área afectada después de inmovilizarla. Se pueden aplicar compresas de hielo para disminuir el dolor y la hinchazón. Para verificar la circulación, revisar el pulso radial en la muñeca o presionar firmemente el área afectada, la cual debería ponerse blanca y recobrar el color a los dos segundos.
    5. Tratar de prevenir el shock. Colocar a la víctima en posición horizontal, levantar sus pies unos 30 centímetros (12 pulgadas) y cubrirla con un abrigo o una cobija; pero no moverla si se sospecha de una lesión en la cabeza, la espalda o las piernas.
    6. Buscar asistencia médica.

    No se debe:

    • mover a la víctima a menos que el área lesionada esté completamente inmovilizada
    • mover a una víctima con lesión en la cadera, pelvis o muslos, a menos que sea absolutamente necesario. Si se tiene que mover a la víctima de forma inmediata, se debe utilizar la técnica de 'arrastrar por la ropa'
    • intentar enderezar un hueso o una articulación deformados o cambiar su posición a menos que la circulación parezca afectada. Nunca se debe intentar enderezar una lesión de la columna cervical
    • comprobar la pérdida de funciones de un hueso o una articulación deformados
    • administrar sustancias a la víctima por vía oral

    Se debe buscar asistencia médica en todo momento y en Especial si:

    • la víctima tiene una dislocación, un hueso fracturado o una hemorragia severa o esta inconciente
    • el socorrista no puede inmovilizar la lesión por completo sin ayuda de otra persona

fracturas1.gif