Make your own free website on Tripod.com
Primeros Auxilios
Fiebre
Home | Botiquín de Primeros Auxilios: | Valoración del Lesionado | Signos Vitales | Shock | Desmayo | Deshidratación | Fiebre | Heridas | Quemaduras | Contusiones y fracturas | Hemorragias | Mordedura de Serpientes | Mordeduras o Picaduras de Insectos | Respiracion Cardio Pulmonar | Epilepsia | Parto de Emergencia | Partes del Cuerpo Humano " Anatomia" | Necesitas ayuda? | Fuentes

fiebre22.jpeg



Nombres alternativos:

Temperatura elevada; hipertermia; pirexia; aumento de la temperatura corporal.

Definición:  la temperatura es la cantidad de calor producido por nuestro organismo  dependiendo a la  de comida ingerida o por factores externos

Valores normales:

  • temperatura en grados centígrados (y Fahrenheit):
    • niños de 0 a 3 meses: 37,4°C (99,4°F)
    • niños de 3 a 6 meses: 37,5°C (99,5°F)
    • niños de 6 meses a 1 año: 37,6°C (99,7°F)
    • niños de 1 año a 3 años: 37,2°C (99,0°F)
    • niños de 3 años a 5 años: 37,0°C (98,6°F)
    • niños de 5 años a 9 años: 36,8°C (98,3°F)
    • niños de 9 años a 13 años: 36,7°C (98,0°F)
    • niños de 13 años a adultos: 36,5 - 37,3°C (97,8 - 99,1°F)
    • Consideraciones generales:

La temperatura corporal normal varía durante el día, siendo mayor cuando la persona se despierta en la mañana. Los alimentos, las prendas de vestir adicionales, la emoción y la ansiedad pueden elevar esta temperatura; el ejercicio agotador puede elevar la temperatura corporal hasta los 39,4° C (103° F).

Los ciclos menstruales también elevan la temperatura uno o más grados.

La mayoría de los niños tiene una temperatura corporal mayor que la de los adultos y su variación diaria parece ser mayor. Muchos bebés y niños desarrollan fiebres altas, incluso con enfermedades virales menores. Si bien la fiebre alta no causa daño cerebral directo, pueden haber convulsiones febriles en algunos casos y la convulsión sí puede hacerle daño al niño.

Las fiebres son descritas como bajas a 38,9° C (102° F o menos) o altas cuando están por encima de los 39,4° C (103° F); fluctuantes (la fiebre sube repentinamente y luego disminuye) o cíclicas (sube y baja de forma regular).

Un golpe de calor puede ser el resultado de un exceso de ejercicio sin agua ni sal y un aumento de la temperatura a 41,1° C (106° F).

Las fiebres inexplicables que continúan durante días o semanas son llamadas por los médicos fiebres de origen indeterminado (FOI), la mayoría de las cuales suelen ser causadas por una infección oculta.

Causas comunes:

  • infecciones bacterianas o virales
  • enfermedades tipo gripe o resfriados
  • ardores de garganta e infección de garganta por estreptococos
  • dolores de oído (otitis media)
  • gastroenteritis viral o gastroenteritis bacteriana
  • bronquitis aguda
  • mononucleosis infecciosa
  • infecciones de las vías urinarias
  • infecciones de las vías respiratorias superiores, como amigdalitis, faringitis o laringitis 
  • deshidratación
  • medicamentos como antibióticos, antihistamínicos, barbitúricos y drogas para la presión sanguínea alta
  • ocasionalmente, problemas más graves, como neumonía, apendicitis, tuberculosis (TB) y meningitis
  • los bebés pueden tener fiebre cuando están demasiado abrigados en climas o ambientes cálidos

    Nota: pueden haber otras causas de fiebre, además de las mencionadas. La posibilidad de incidencia de las mismas no está determinada por el orden en que éstas se presentan. Entre las causas de este síntoma se pueden citar enfermedades y medicamentos poco comunes. Además, las causas pueden variar según la edad y el sexo de la persona y las características específicas del síntoma, tales como calidad, duración, factores agravantes, factores atenuantes y enfermedades asociadas.

Valores normales:

  • temperatura en grados centígrados (y Fahrenheit):
    • niños de 0 a 3 meses: 37,4°C (99,4°F)
    • niños de 3 a 6 meses: 37,5°C (99,5°F)
    • niños de 6 meses a 1 año: 37,6°C (99,7°F)
    • niños de 1 año a 3 años: 37,2°C (99,0°F)
    • niños de 3 años a 5 años: 37,0°C (98,6°F)
    • niños de 5 años a 9 años: 36,8°C (98,3°F)
    • niños de 9 años a 13 años: 36,7°C (98,0°F)
    • niños de 13 años a adultos: 36,5 - 37,3°C (97,8 - 99,1°F)

Tratamiento


Cuidados en el hogar:

La fiebre es la respuesta natural del organismo a una variedad de condiciones, como las infecciones. Si la fiebre es leve y no hay otros problemas presentes, no es necesario administrar tratamiento alguno, sólo ingerir mucho líquido y reposar.

La evaporación refresca la piel, reduciendo la temperatura corporal. Un baño en la tina o con esponja con agua tibia a unos 36,7° C (98° F) puede ayudar a bajar la fiebre. No se debe usar agua fría porque además de ser desagradable, no es más efectiva que el agua tibia.

No se debe envolver a la persona en mantas aunque esté temblando y tenga mucho frío, pues esto sólo aumenta la fiebre.

Los medicamentos* como el acetaminofén son un medio efectivo para combatir la fiebre y los escalofríos. Los medicamentos no deben ser administrados por vía oral a un niño que tiene convulsiones o está inconsciente.

Cuidados de los niños en el hogar:
1. Si la temperatura del niño está por encima de los 38,9° C (102° F) o si el niño no se siente bien, debe dársele líquido o tabletas que alivien el dolor (acetaminofén, preferiblemente), siguiendo la dosis recomendada en la etiqueta.
2. Si la temperatura del niño está por encima de los 39,7° C (103,5° F) una o dos horas después de darle el medicamento para la fiebre, sumergirlo hasta el ombligo en una tina llena de agua tibia. Frotar el cuerpo del niño con una toalla o un pañito durante 20 minutos o tanto como él lo tolere. Agregar agua tibia cada vez que sea necesario para mantener la temperatura del agua y evitar que el niño tiemble. Secar al niño con una toalla seca sin frotarlo .
3. Vestir al niño con ropas ligeras y mantener la temperatura de la habitación fresca pero cómoda.

PRECAUCIONES CON LOS NIÑOS

  • no usar agua helada ni friccionar con alcohol para bajar la temperatura de un niño.
  • no envolver con mantas a un niño con fiebre.
  • no despertar a un niño dormido para darle un medicamento o tomarle la temperatura; el sueño es más importante.